Azoteas de la comunidad


Se incluyen en este grupo todas las cubiertas planas, ya sean trans itables, no transitables o ajardinadas. Las azoteas estarán compuestas por: elementos de formación de pendiente; una lámina impermeable; un aislamiento térmico y un acabado superior de protección. Este último podrá ser de baldosas o losas flotantes, en las transitables; de gravilla o lámina impermeable autoprotegida, en las no transitables; y de tierra vegetal y plantas, en las ajardinadas.

Uso, conservación y mantenimiento:

– Ninguna persona no autorizada, puede acceder a la cubierta del edificio. Ello, además de ser muy peligroso, puede deteriorar los aislamientos e impermeabilizaciones, causando goteras en las últimas plantas.

– No deben recibirse sobre la cubierta elementos, como antenas o mástiles, que perforen la membrana impermeable o dificulten el desagüe, salvo que un técnico especializado lo autorice.

– Se debe evitar el vertido de productos químicos agresivos, tales como aceites, disolventes, etc., sobre la impermeabilización o sobre el material de aislamiento.

– No deben almacenarse materiales en la cubierta. En el caso de que sea necesario dicho almacenamiento, debe comprobarse que éste no sobrepase la carga máxima que la cubierta puede soportar y, además, debe realizarse una protección adecuada de la impermeabilización.

– No se deberá proceder a ninguna modificación o alteración de la cubierta sin el previo estudio y dirección de obra de un técnico competente.

– Antes de las doce horas siguientes a una nevada se limpiarán los huecos de ventilación.

– En época de heladas se eliminará el hielo que se forme en la rejilla de los sumideros.

– Si el sistema de estanqueidad resulta dañado y se observan humedades en los pisos bajo cubierta, debe repararse inmediatamente por personal especializado, así como las deficiencias del solado, en el caso de existir éste.

– Evitar la acumulación de tierra, hojarasca, o cualquier suciedad que pueda obstruir los desagües. En las azoteas transitables se procederá a un barrido y fregado ordinario del pavimento. El musgo y los hongos se eliminarán con un cepillo y si es necesario se aplicará un fungicida.

– En las azoteas no transitables, el personal encargado del mantenimiento y la inspección irá provisto de calzado con suela blanda. Y para el mantenimiento de equipos de instalaciones sólo circularán por las zonas previstas. Si fuera necesario la colocación de nuevas instalaciones, y éstas necesitan un mantenimiento periódico, se deberá prever en su entorno las protecciones adecuadas.

– En las azoteas ajardinadas, se evitará la compactación mediante maquinaria de la tierra vegetal para plantación. Y se tendrá cuidado de no dañar la estanqueidad.

– Cada 6 meses, se limpiarán los canalones y sumideros.

Revisiones Periódicas:

– Es conveniente comprobar periódicamente el estado de conservación y limpieza de los sumideros y canalones de cubierta.

– Como mínimo una vez al año, es conveniente que se haga una revisión de las juntas de dilatación, de las cazoletas de desagüe y, de los recubrimientos de protección de la cubierta.

– Cada 3 años, revisión general de las azoteas transitables.

– Cada 10 años, efectuar una revisión completa del estado de la cubierta.

– Cada 10 años, Inspección Técnica de Edificios (sólo en Madrid ciudad).